Mayo 2017, Alianza Francesa

Óperas primas: Comienzos prometedores

El primer largometraje de un director por lo común tiene un valor particular en su filmografía. Muchas veces tal dato se utiliza para excusar errores o torpezas, o incluso como contrapeso condescendiente e indulgente a la hora de referirnos a la obra, es bastante frecuente escuchar o leer opiniones como “no está mal para ser su primera película”.

Pero hay también historias de directores que en su debut tomaron al mundo del cine por sorpresa, que en la ejecución de su obra se percibe una madurez creativa que en ninguna forma acusa la realización de un cineasta principiante en el arte de dirigir largometrajes, existen casos excepcionales como Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1992), Eraserhead (David Lynch, 1976), The Maltese Falcon (John Huston, 1941), Citizen Kane (Orson Welles, 1941), y, en Francia, Jour de Féte (Jacques Tati1949), Seul Contre Tous (Gaspar Noe, 1998), L’âge d’or (Luis Buñel, 1930) o L’Atalante (Jean Vigo, 1934).

En mayo, La Alianza Francesa propone un ciclo de cine en el que se exhibirán cuatro magníficas óperas primas de cuatro directores que desde su primer largometraje, ya apuntaban alto, y que en el desarrollo de su carrera cinematográfica alcanzaron el estatuto de hitos en la cultura cinematográfica de Francia y el mundo. Nos referimos a Pierre Etaix, con su debut Le Soupirant, Jean-Luc Godard y su clásico À bout de souffle, Francois Truffaut y su homenaje a la niñez Les quetre cents coups y Jean-Pierre Melville, con la impactante Le silence de la mer.

Nota cortesía de Francisco Acuña, Alianza Francesa Costa Rica https://www.facebook.com/AlianzaFrancesaCostaRica/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *