Paraíso: ¿el alemán o el judío?

Rai (Paraíso, 2016) de Andrei Konchalovski.

Largometraje contextualizado en la II Guerra Mundial, más específicamente en la Francia ocupada por los Nazis, aborda el tema del holocausto judío ofreciendo, eso sí, una perspectiva bastante diferenciada de una obra de esta índole.

Dirigida por el septuagenario director ruso Andrei Konchalovski, quien precisamente con este filme ganara el premio a Mejor director en la edición 2016 de La Biennale di Venezia, luego de haberlo ganado también en 2014 por Belye nochi pochtalona Alekseya Tryapitsyna (El cartero de las noches blancas). Konchalovski maneja la obra en dos direcciones, por un lado una serie de entrevistas a los tres protagonistas, mientras por otro, los hechos acontecidos alrededor de estos personajes durante el conflicto bélico, y la relación existente entre cada uno de ellos.

Fotografía de Aleksandr Simonov, cámara estática o con levísimos movimientos, imagen en blanco y negro con aspecto de 1.37: 1, en algunos momentos dando una apariencia (poco efectiva) de vejez, los personajes se desenvuelven alrededor del espacio que la cámara propone, en coreografías bien trabajadas por parte del director, aunque no tan complejas.

Como se hizo mención el argumento sigue a tres protagonistas: Olga (Yuliya Vysotskaya), una mujer rusa encarcelada por cuidar a dos niños judíos; Zhyul (Philippe Duquesne), un oficial francés colaborador de los nazis que toma su caso; y Khelmut (Christian Clauss), un joven alemán con un alto puesto en la SS que pone sus ideales a prueba. El trío de personajes confluyen en cierto momento para ofrecer retazos de humanismo, lucha y reivindicación.

Ahora, en cuanto a la historia, guion escrito por el propio realizador junto a Elena Kiseleva, por su forma, no sigue una línea argumental común, sino que se van mostrando como anécdotas, que se antojan hasta salteadas, entre los personajes y las entrevistas, son como pequeños episodios sobre lo que van relatando o que simplemente acontecen, por lo cual no se siente una unidad en esta. Además a nivel dramático el filme es muy pasivo, sin grandes sobresaltos, quizá hasta los últimos minutos pero sin mayor emoción.

Rai es una película con un intención clara, si desde las compañías productoras se observa una fundación judía de Europa, y no está mal, de hecho, el manejo de Konchalovski que si bien no es perfecto, al menos ofrece una perspectiva distinta, e incluso, en algunos momentos es un tanto agreste contra ellos mismos. Por ejemplo en los campos de exterminios, las mujeres en un estado deshumanizado completamente se vuelven casi animales capaces de cualquier cosa por un par de cigarros o unas botas, es decir, no son expuestas como las simples pobrecitas que están siendo maltratadas a más no poder.

Donde la cuestión judía sí molesta es en el tracto final de estas entrevistas, más específicamente en el caso de Olga. Ya la idea de la entrevista se sobreentiende por donde va la cosa, desde el momento en lo que sucede con el personaje de Zhyul, pero este cierre con el personaje femenino donde se abre las puertas con una luz angelical se torna un tanto torpe para como era llevado el largometraje.

Ahora, un punto muy en favor de la película, es la sutil forma en cómo se va relatando en ciertos momentos las bestialidades acontecidas en los campos de exterminio, cosa que no se va a obviar, para nada. No es el simple hecho de la exposición de la barbarie, Konchalovski opta por el relato de algún personaje, algunas imágenes fotográficas, y muy pocas agresiones de frente, pero no hace falta más para darse cuenta de lo que sucede.

Rai termina siendo un largometraje con actuaciones realmente buenas, extenso y pesado en su metraje, dos horas diez minutos de duración que se sienten mucho, que no logra manejar su línea argumental de forma fluida, pero que ofrece una perspectiva diferente del holocausto judío, aunque con un desenlace gratuito más propio de un cine comercial y no de autor como lo es el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *