Festival Shnit 2017, Día 3: Críticas

Nos encontramos en la carrera final del shnit Worldwide Shortfilm Festival, en donde hoy se estarán presentando los siguientes bloques:

  • 03:00 p.m.: Internacional 5 – Bright Brown
  • 5:00 p.m.: Sabor Local– Churchill
  • 7:00 p.m.: Internacional 6 – Chilly Red
  • 9:00pm.: Internacional 7 – Neon Black

A continuación encontrarán reseñas de algunos de los cortos más destacados de esta jornada:

 

For Free – Gratis (2016) de Tobias Smeets y Merijn Scholte-Albers

Esta comedia holandesa tiene como protagonistas a Ruud (Loes Schnepper) y Els (Nico De Vries), una pareja de mediana edad cuyo matrimonio muestra rasgos de estar en esa etapa donde la displicencia y el desencanto son norma. Su rutina cotidiana se rompe cuando Els gana un concurso en un supermercado y tiene como premio 1 minuto de compras gratuitas.

Como todo buen cortometraje, Gratis! parte de un gran concepto, y con tan solo 10 minutos de duración, nunca se extiende más de lo necesario o se siente rebuscado. Su estilo de humor situacional funcionará mejor para algunos, pero este se construye desde un ritmo de montaje efectivo y el gran recurso de los primeros planos y la expresividad un tanto absurda de los actores. Como comedia cumple su rol, y aunque sin mucho profundidad, expone ideas interesantes sobre cómo una relación se puede recontextualizar con algo tan banal.

 

Matthew 19:14 (2016) de Alexander Domogarov Jr.

De los tantos cortometrajes rusos que hemos visto en esta edición del Shnit, Matthew 19:14 destaca por su claro énfasis en el horror. El filme tiene como protagonista a una profesora de lo que parece ser una prestigiosa escuela. Su carácter es firme y su autoridad notable, pero un día empieza a notar sucesos extraños y a tener visiones oscuras en torno a uno de sus estudiantes, lo que la llevará a una espiral de paranoia que difumina las barreras entre la realidad y la psicosis.

Si bien Matthew 19:14 cuenta con gran valor de producción y efectos del calibre de cualquier filme hollywoodense, su construcción formal y su narrativa abusan de los arquetipos y los clichés del cine de horror contemporáneo, donde la caracterización es mínima y  el exceso y el estruendo predominan, lo que en este caso roza la autoparodia.  

Icebox (2016) de Daniel Sawka

Icebox es un corto estadounidense que expone la cruda realidad del sistema migratorio fronterizo a través de los ojos de Oscar, un niño hondureño que cruza el desierto con las esperanzas de una vida mejor hasta que es atrapado por la temible “migra”.

El filme se ciñe en representar la perspectiva de Oscar con un montaje deliberado y una atmósfera sumamente íntima, la que se vuelve aun más afectiva con la destacada actuación del joven actor Anthony Gonzalez. Cuando la resolución del filme llega, esta pega en gran parte gracias al tratamiento naturalista y a la sutileza en el abordaje del tema de pandillas.

MMF (2017) de Leonard Garner

Los últimos años han visto un auge en las comedias alemanas, y el corto MMF es una gran adición a esta tendencia. La trama se basa en la conversación de una pareja de treintañeros luego de participar en un trio con un atractivo hombre negro. Lo que inicia como un juego de innuendo y seducción rápidamente empieza a exponer las inseguridades de la pareja en torno a temas como la homosexualidad, los roles de género y el racismo, pero siempre desde un desapego irónico que hace cada línea de diálogo una declaración ingeniosa.

La propuesta estética va muy bien de la mano con el material, jugando con tomas íntimas a mano alzada y complementandose con cierto voyeurismo y una banda sonora funk que exaltan el tono erótico.  

Samira (2017) de Charlotte A. Rolfes

Otro de los países más constantes en la programación es Alemania, que en Samira le da un giro interesante a la actual crisis migratoria europea. El corto se enfoca en , Janosch (Lucas Prisor), un joven interprete que es llamado para evitar el suicidio de una mujer africana. Para tranquilizarla, él promete ayudarla, pero esta es inmediatamente arrestada. Sintiéndose culpable, Janosch merodea la escena hasta encontrar a un bebe que asume es de la mujer detenida.

El filme maneja con gran soltura el juego con el espacio y la atmosfera intima  de la relación del joven, su pareja y este nuevo elemento que parece darle una motivación extra. La lucha interna del personaje es expresa con particular énfasis en las miradas y los movimientos, donde el protagonista realmente se luce, lo que hace su final aún más efectivo. Bello humanismo dentro de un contexto turbio.

Innerviews (2017) de Chen Winner

La programación del shnit suele beneficiar el lado más experimental del cine animado, y Innerviews es el perfecto ejemplo del “porque”. El corto israelí combina animación análoga con grabaciones de entrevistas a varias de las luminarias creativas más destacadas del siglo XX como Allen Ginsberg, Charles Bukowski, Nina Simone, Leonard Cohen y David Lynch.

Si bien en papel puede sonar pretencioso, la mezcla de las declaraciones con tintes existenciales con el informalismo y lo dinámico de los trazos hace de los cuatro minutos de duración una experiencia realmente envolvente y que genuinamente incita a la reflexión. 

Recuerden pueden consultar toda la programación y comprar entradas en http://shnit.delefoco.com/programacion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *