CRFIC-2017: Crítica de 500 Años

500 años: donde el dolor se convierte en un cuento

Por Mariana Alpizar*

 

500 años, un documental realizado por la directora estadounidense Pamela Yates, es el tercero de una trilogía en donde se da un espacio protagónico a la voz de los pueblos indígenas en resistencia en Guatemala, los cuales no solo fueron saqueados en la época colonial, sino que posteriormente sus tierras son tomadas por una élite que sigue imponiendo su perspectiva mercantil, por encima de la cosmogonía ancestral de defensa de la madre tierra.

 

Debido a que su argumento es claro y también lo es la posición política de la documentalista, resulta una propuesta cercana a la pedagogía (lo cual no necesariamente es negativo) en donde se presentan y se articulan una serie de hechos, acontecimientos, y materiales para contar una historia que no es recuperada por los medios hegemónicos en Guatemala y que, para la directora pareciera fundamental transmitir de un modo comprensible para cualquier persona que desee acceder a ese conocimiento.

 

Es por ello que se propone la empresa de abordar el contexto sociopolítico del país a partir del tema del genocidio y la corrupción desde Ríos Montt a la actualidad, un objetivo bastante ambicioso que le da una extensión excesiva a la película, con lo cual pierde contundencia y el carácter impactante de algunos de los acontecimientos expuestos.

 

Sin embargo, cuando nos presenta esta potente realidad de muerte y dolor, se mantiene en una narrativa lineal, cercana a la historiográfica, en la que el relato de las personas entrevistadas guía la presentación de documentos, imágenes, tomas del pasado y el presente, pero estos elementos parecieran ser solo una herramienta para retratar de manera literal lo que cuentan estos relatos.

 

A pesar de que, desde las cosmogonías ancestrales la temporalidad no es lineal, la directora adopta esta estructura para contar la historia de opresión y resistencia indígena, con lo cual su objetivo queda medianamente cumplido, es decir, por una parte, expone lo que los medios callan e intenta darle voz a algunxs personajes de la lucha, pero, por otra parte, lo hace desde un lenguaje tradicional.

 

La forma del relato lineal convierte a 500 años en un cuento en el que la moraleja es la importancia de la unidad, a pesar de las diferencias y la búsqueda de objetivos comunes. Tal como muestra el documental, cuando la consigna de la denuncia al genocidio no era inicialmente compartida por todxs, es su vínculo posterior con acontecimientos contemporáneos, lo que permite retomar un tema olvidado, de allí que se hace importante también el uso de tecnologías para transmitir el mensaje y construir unidad.

 

500 Años. Guatemala, 2017. Director: Pamela Yates. Guion: Pamela Yates. Fotografía: Melle van Essen, René Soza. Edición: Peter Kinoy. Elenco: documental.

 

¿Cuándo y dónde?

Jueves 14 de diciembre, 8 pm, Teatro de La Aduana

 

*El texto se produce en el Laboratorio de Crítica Cinematográfica que organiza el Costa Rica Festival Internacional de Cine 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *