CRFIC-2017: Una mujer fantástica

Una mujer fantástica (2017) de Sebastián Lelio.

Marina (Daniela Vega) es una mujer transexual que labora por las noches como cantante en un bar de la ciudad, mientras de día es camarera. Debe hacer frente al fallecimiento de su pareja quien le lleva unos veinte años, pero el desamparo emocional no es la única traba a la que tiene que hacer frente, cuando los familiares, policías, entre otros, se le van encima por ser ella.

Sebastián Lelio consigue una película que al igual que su título es simplemente fantástica, logra manejar una habilidad narrativa que lleva a su protagonista por distintos lares en aras de lograr salir adelante, una mujer luchadora que no se empequeñece en ningún momento. El metraje se pasa volando, fluye con total naturalidad, no se estanca lo que hace que el filme se disfrute en su totalidad.

El guion de la película estrenada en el Festival de Berlín fue escrito por el propio director junto a Gonzalo Maza, quien se está convirtiendo en su colaborador habitual en este oficio, luego de compartir trabajo en Gloria (2013), y que Maza escribiera el guion de El año del tigre (2011). La consecución de este, es un producto final lleno de humanismo y comprensión, simplemente es imposible no congeniar con el personaje de Marina.

De izq a der: Francisco Reyes, Daniela Vega y Sebastián Lelio

Hay una mezcla de situaciones que hacen aún más entretenido el relato, no es solo la tensión dramática y familiar, también se da tiempo para momentos más caóticos donde la protagonista está en su peor estado, o explosiones temperamentales, por otro lado hay misterio y suspenso. Sin olvidar una secuencia onírica que muestra su lucha contra el medio, u otra de un número de baile, mucho recuerda a Almodóvar.

Toda esta mezcolanza convive de la mejor forma, con una Daniela Vega que se lleva todos los méritos, una interpretación imposible de superar donde lleva todo el peso del relato a partir del primer giro de la trama. Donde Lelio la explota al máximo, la hace sufrir y llorar pero con un único objetivo, el de demostrarle a su personaje la fiereza interna que tiene, nunca palidece.

Toda esta enorme riqueza argumental y visual fácilmente posicionan a Una mujer fantástica como uno de los trabajos más sobresalientes en este 2017, a pesar del tabú que envuelve mucho a la temática que aborda (que también es parte de lo que sufre la protagonista), la obra ha sido muy bien recibida tanto por crítica como por público, su calidad es innegable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *