FICUNAM 2018. Críticas. En lo intenso ahora | Despedida de los padres | Lamaland parte 1

Hacia la mitad del FICUNAM, nos encontramos con filmes ambivalentes, algunos destacan por su concepción formal pero su discurso es repetitivo, otros resultan más atractivos en tanto entienden que debe existir un balance entre forma y contenido.

 

En lo intenso ahora (João Moreira Salles, Brasil, 2017)

 

El documental de Salles no está exento de controversia, varios críticos le achacan falta de originalidad y que recurre a elementos ya usados en este tipo de documental: voz en off, imágenes de archivo, vídeos caseros para crear un relato melancólico; sin embargo, aunque esto no resulte novedoso, la mirada que ofrece Salles sobre diferentes conflictos sucedidos en la década de los 60, resulta un ejercicio de mirar a la historia más que interesante.

El mayo foco del documental está en mostrar las relaciones entre los hechos del Mayo del 68 en Checoslovaquia, Francia y Brasil, con predominancia de metraje en el caso francés. Esto lo intercala con un vídeo casero de un viaje de su fallecida madre a la China de Mao. Entre unos y otros, el director no pretende revelar una verdad oculta o descubrir algo para las nuevas audiencias sobre los hechos históricos, sino el cuestionar la veracidad de la imagen, así, un breve ejemplo de un vídeo de una familia brasileña, demuestra una diferencia importante de clases sociales, además de la anécdota familiar. No hay diferencia entre imágenes amateur o de archivo, televisivas o cinematográficas, para Salles, cualquiera de estas imágenes puede mostrar algo de lo cual no tenía intención originalmente.

El funeral de un chico francés es capturado por cámaras que recorren junto a los dolientes el camino del féretro, las pancartas y el dolor, contrastan con las tomas que realizará el difunto José Carlos Avellar sobre otro funeral, el de Edson Luis, un joven brasileño que también murió durante esas épocas de protestas estudiantiles. Pero en el caso del brasileño solo una mujer llora, no hay letreros con su nombre, si no fuera por la voz del narrador, no se tendría certeza de qué se ve y en qué contexto se filmó.

Al final, el realizador cierra con el corto de los Lumiére, La salida de los obreros de la fábrica (1895). ¿Cuál es el ahora al que se refiere el título? Tras varias épocas vistas en su documental, esa es la principal interrogante, un ensayo sobre el tiempo y lo que creemos que se captura en una imagen.

Despedida de los padres (Astrid Johanna Ofner, Austria, 2017)

 

Filme basado en un relato autobiográfico de Peter Weiss de 1960, obra aclamada en Alemania y Austria y que marcó a muchos jóvenes y sigue siendo un libro importante. La acción se sitúa en el período de entreguerras, cuando Weiss era adolescente y se enfrentaba a crecer en el contexto de precariedad económica europea y el avance de los fascismos.

La directa no recrea la novela, obra ya de por sí difícil, por su carácter lírico, sino que mezcla imágenes de archivo con acción real filmada con un actor, quien recita fragmentos de la novela en los lugares donde el escritor vivió o pasó alguna temporada.

El problema del filme es que las dos partes están desconectadas, el actor hace un trabajo muy teatral y demasiado solmene, que aunque el texto tenga una importancia para la directora (ella indicó que su abuelo fue nazi y que en la familia esos temas no se hablaban), la obra como tal se ve afectada por ese cambio de ritmo tan forzado.

Del lado positivo está la sugerente variedad de texturas, producto de las diferentes fuentes que la directa utiliza, que conforman un collage a través del recuerdo, la historia y la reinterpretación que conforman una especie de cultura de la soledad a partir de las palabras de Weiss y que, muy propio de la época, cuestiona el sentido de identidad, algo con lo que la directora se identifica.

 

Lamaland parte 1 (Pablo Sigg, México-Suiza, 2018)

 

A partir de una correspondencia entre el filósofo Friedrich Nietzsche y su hermana, el realizador Pablo Sigg se interesa por la colonia aira fundada por la hermana del filósofo. Llamada “Nueva Germania”, la colonia se ubica en la jungla del Paraguay. La filmación no fue nada fácil, con pocos recursos y sin crew el director investigó por varios años hasta encontrar a los dos hermanos con quien realizaría el filme, una ficción que parte de algunos conceptos reales, como la creencia por parte de los hermanos que el mundo había acabado en el 2012.

La película sigue minuciosamente y de manera ritualista el día a día de los dos ancianos, no hay diálogo y el uso de la música resulta bastante intrusivo, principalmente ciertos sonidos abstractos que se mezclan con el ruido de la radio que ellos constantemente escuchan, en otros momentos, está mejor empleada la música de Wagner que da coherencia con el filósofo, su hermana y el contexto de la colonia.

Aunque no son actores profesionales, la dirección de estos deviene en un ejercicio de la repetición, un intento fallido del director de filmar con la estética de Bèla Tarr, pero falla por la impresición del montaje: constantemente inserta un fondo negro que distrae y no tiene mayor significado, máxime porque el sonido se sigue escuchando, es decir, no se trata de un cambio de escena, sino de la continuación de una secuencia, interrumpida arbitrariamente por el mencionado fondo negro. En otras ocasiones el problema está en la duración del plano, mientras que Tarr es riguroso en cuanto a la duración de una escena sin dar más información de la que él considera necesaria, Sigg hace cortes en busca de agilizar el relato, pero al hacerlo se pierde verosimilitud y las costuras salen a relucir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *