CRFIC-2019 | Crítica de Un día más con vida

Por Armando Quesada Webb

 

En 1975, Angola se veía devastada por una guerra civil que se extendería por décadas, consecuencia del choque entre grupos militares después de la descolonización europea. Aquel año, el periodista polaco Ryszard Kapuściński, se dirigió a este país para darle cobertura al conflicto armado, experiencia que después convertiría en su libro, Un día más con vida (1976).

 

La película homónima, dirigida por Raúl de la Fuente y Damián Nenow, no es una adaptación literal de la historia narrada en la crónica del polaco, sino un documental que reconstruye la travesía de Kapuściński en este país africano, para ello, combina con gran agilidad el uso de la técnica de animación de captura de movimiento, entrevistas con los personajes de la historia y material de archivo.

 

El uso de la animación en un documental no es un recurso nuevo. Este ha sido utilizado con excelentes resultados previamente, como en el caso del filme israelí Waltz con Bashir (Ari Folman, 2008). Aunque Un día más con vida no sea innovadora en ese sentido, la película destaca gracias a su realización absorbente, así como por el uso de una cámara dinámica que se mueve como un personaje más.

 

Los realizadores exploran las viscitudes del reporteo de guerra y la contradicción moral por la que se caracteriza el periodismo de este tipo. Para Kapuściński, su labor es otorgar una voz a las personas atrapadas en estos conflictos y darles permanencia en su obra para que no sean olvidados, pero la frontera entre hacer esto y explotar la imagen de estos seres humanos no siempre es clara.

 

Conforme avanza el argumento, la guerra afecta más y más la psique de Kapuściński, las vidas perdidas y la violencia hacen que se cuestione su papel en un conflicto. El periodista es un extranjero que está interviniendo en una situación delicada, que podría poner en riesgo la vida de los angoleños.

 

A pesar de su magnífico retrato del reportero, el filme es sobreexpositivo, a veces didáctico. Constantemente interrumpe el relato para agregar cápsulas informativas que le restan naturalidad a la historia. Si bien estos datos son necesarios para entender el contexto político, se otorgan de tal forma que terminan perjudicando la fluidez narrativa.

 

A pesar de esto, la historia del icónico reportero polaco nunca deja de ser cautivante. Es una feroz crítica al colonialismo de las superpotencias, una digna representación de los combatientes y víctimas de la Guerra de Angola y un gran homenaje al trabajo de uno de los periodistas más importantes del siglo XX.

País: España-Polonia-Alemania-Bélgica-Hungría. Año: 2018. Título original: Another Day of Life. Director: Raúl de la Fuente y Damián Nenow. Productoras: Platige Image / Kanaki Films / Puppetworks Animation Studio / Animationsfabrik / Umedia / Walking The Dog / Wüste Film West GmbH / Eurimages / Programme MEDIA de la Communauté Européenne / Polski Instytut Sztuki Filmowej. Guion: Raúl de la Fuente, Niall Johnson, Amaia Remírez, David Weber, Damian Nenow. Fotografía: Raúl de la Fuente, Gorka Gómez Andreu. Montaje: Raúl de la Fuente. Música: Mikel Salas. Animación: Blazej Andrzejewski. Duración: 82 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *