Joker: Pon una cara feliz

Algo está teniendo el Festival de Cine de Venecia en sus últimas ediciones ya que las películas ganadoras del León de Oro, se han convertido en enormes éxitos mediáticos, incluso in crescendo con cada año que pasa. Queriendo o sin querer estas obras han ido aumentando la expectativa y se han vendido por distintos motivos como obras monumentales, aun cuando el grueso del público no las ha visto.

 

Joaquin Phoenix y Todd Phillip con su León de oro.

Que cuando llegue al espectador en general se aprueben o no sus virtudes, eso es otra historia, pero es un fenómeno curioso que no está ocurriendo con las ganadoras en Cannes o Berlín, por supuesto siempre se genera expectativa, pero el nivel mediático de las últimas ganadoras en Venecia tiene otro nivel, rozan lo absurdo. Una elección cuidadosa de filmes le ha funcionado al festival para esto, le abre las puertas a Netflix mientras en Cannes se las cierran, por poner un ejemplo.

 

Este es un fenómeno de reciente data que en este 2019 se da por tercer año consecutivo, y que sin duda le da una enorme publicidad al evento. Lo inició Guillermo del Toro en 2017 con The Shape of Water, su drama fantástico ambientado en los años sesenta, al año siguiente lo siguió su coterráneo Alfonso Cuarón con Roma, donde retrata la relación con su nana en México durante los años setenta.

 

Este año fue el turno del Joker, que en una suerte casual del destino se ambienta durante los años ochenta en la ciudad ficticia de Gotham, sumida en una completa crisis social, económica y política, que afecta primordialmente -como siempre sucede- a las personas de menos recursos, que son los más aquejados del impacto de las crisis, mientras las élites continúan inmunes ante la necesidades del resto de la población.

 

El ambiente en Gotham: Basura, grafitis, tonos grises y opacos.

Especial atención al contexto que consigue trazar el realizador Todd Phillips, filmando en la Ciudad de Nueva York con gran cuidado para mostrar lo derruido del ambiente. Casi como un personaje más, Gotham es fiel reflejo de lo que acontece socialmente en ese lugar, los tonos grisáceos de las aceras y los edificios, la basura, los callejones asfixiantes, los grafitis como medio de protesta, frente a los lugares opulentos de los privilegiados.

 

Así, Gotham es una ciudad a la deriva, que naufraga políticamente sin un líder que pueda resarcir todos los males que le aquejan, con un claro quiebre entre las personas que la gobiernan y el pueblo. Thomas Wayne (Brett Cullen) se vende como una posible solución para convertirse en su gobernante, pero la forma de iniciar este movimiento, completamente sesgada por las diferencias de clases sociales resulta poco convincente para los ciudadanos, más bien recibe el repudio.

 

Joker es sobre un antihéroe y por tanto Batman no existe, no es una obra sobre él y aun así Phillips logra darle presencia al niño que es, en el momento en que se desarrolla el filme, pero esta presencia no es una simple exposición gratuita, por el contrario se involucra muy bien con todo el contexto que aborda, exceptuando la resolución a su padre, que aunque todos la conocen y forma parte del caos, sí parece muy forzada, fuera de base.

 

En esta ciudad envuelta en caos aparece la figura de Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), pobre y desventurado protagonista, un tipo que trabaja como payaso que tiene el sueño de ser un reconocido comediante, padece de esquizofrenia y alguna otra enfermedad mental, es farmacodependiente, vive con su madre lisiada, recibe ayuda social y es rechazado por la sociedad. Este cúmulo de ingredientes únicamente pueden llevarlo a un camino: el de convertirse en el agente perfecto del caos, en su rey.

 

Joaquin Phoenix en el papel de Arthur Fleck.

Joaquin Phoenix realiza una actuación magistral, pero quiénes han seguido su filmografía sabían que este, como cualquier trabajo que haga, es sinónimo de garantía. Una transformación física hacía una delgadez enfermiza que llega a ser alarmante, además del trabajo psicológico que el personaje lleva, con todas las particularidades que tiene un individuo como el Joker, el trabajo que hace Phoenix en cada una de esas partes no se pueden mejorar, es brillante.

Volviendo al argumento, las desgracias contra Fleck van a ir emergiendo una tras otra a lo largo de las dos horas de metraje, un doloroso viacrucis existencial, no hay paz para un tipo que va a perder la chispa de ingenuidad y nobleza que había dentro suyo, la sociedad y el sistema lo corrompen, y él lo manifiesta de la peor forma posible. Ahí se puede responder la pregunta, ¿es culpa del sistema (las élites, los políticos) o de la sociedad en la que está?

 

La transformación terminada.

Más allá de sumarse al montón de conjeturas imaginativas (unas más aterrizadas que otras) alrededor de lo que pretendía Phillips, a quién referenció o lo que entendió el público, el diálogo acá podría dirigirse, según lo expuesto inicialmente, a intentar explicar el boom mediático que ha tenido el filme, el cual es absurdamente exagerado ¿es acaso una suculenta labor de publicidad?

 

Además de esto y de que no se puede negar la calidad del filme, el director y coguionista junto a Scott Silver, logran una mezcla perfecta de un personaje reconocido, que tuvo años atrás una interpretación legendaria y muy reconocida, más vender un origen diseccionando la psique de su personaje, más algunas ideas básicas de crítica social en una película comercial, ha generado ese sinfín de movimientos, especulaciones, ideas expuestas y demás que no se ven en otras películas.

 

Todd Phillips logra esto sin siquiera proponérselo, pero sin duda gana con un personaje que se torna irreverente ante el rechazo, algo similar a su protagonista en Hated (1994), su largometraje documental debut, alrededor de la figura del malogrado músico GG Allin, también irreverente y asocial por excelencia, por cierto, esta su obra más interesante antes de la aparición del Joker.

 

EE.UU., 2019. Título original: Joker. Director: Todd Phillips. Guion: Todd Phillips, Scott Silver. Productoras: DC Comics, DC Entertainment, Warner Bros., Village Roadshow, Bron Studios, Creative Wealth Media Finance, 22 & Indiana Pictures., Distribución: Warner Bros. Música: Hildur Guðnadóttir. Fotografía: Lawrence Sher. Montaje: Jeff Groth. Interpretes: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz, Frances Conroy, Brett Cullen, Bill Camp, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *