Monos: los hijos olvidados en tierra de nadie

Por María José Madriz

 

Mono: de la raíz griega que significa uno, solo, único.

 

Bajo este título el director Alejandro Landes construye la premisa de su tercer producto audiovisual, un viaje sensorial a través de la guerra desde la experiencia de 8 jóvenes soldados en Latinoamérica.

 

En Monos, no hay espacio para los cuestionamientos, todo se rige desde los impulsos y la naturaleza primaria de sus personajes. Ya sea desde su constante descubrimiento durante la pubertad o en su rol como militantes sumidos en el campo de batalla.

 

El primer acto de la cinta plantea las reglas de esta micro sociedad que construyen los protagonistas. Una sociedad donde las jerarquías son establecidas con violencia. Este régimen atávico es tan frágil y volátil como la adolescencia de sus líderes.

 

El guion prescinde deliberadamente de informar sobre todos los elementos de la historia, al presentar así una realidad sin límites, sin nombres, sin nacionalidad o contexto. La historia de unos hijos olvidados en tierra de nadie.

 

“Porque en una guerra termina por difuminarse todo” indica el director latinoamericano en una entrevista. Es desde esta premisa que la película nos presenta personajes fluctuantes en edad, nacionalidad y hasta género.

 

En esta guerra, no importa quiénes fueron o pudieron ser, no hay final feliz ni futuro. Todos están destinados a quedarse en este “Nunca Jamás” bélico que les impide crecer.

 

Sacar este tema de las noticias y la teoría y, transformarlo en un retrato humano de vivencias, logra crear un nuevo espacio narrativo tan virginal y desolado como las locaciones en pantalla. Trayendo a escena una propuesta que se siente novedosa al exponer estas temáticas fuera del espacio académico e incluso del cinematográfico, tanto en ficción como en el documental, al que tradicionalmente está acostumbrada la región.

 

Es justo por la riqueza que propone este entorno que el uso exacerbado de intertextos terminan por limitar la historia en vez de elevarla. Referenciar la micro sociedad de los niños soldados en contexto de guerra con un producto literario como Lord of the Flies (Golding, 1954), se siente como un intento de cubrir ausencias en el guion. Esta necesidad de abstraer la obra a algo universal se puede percibir como una decisión temerosa por parte de su creador. Al tener en frente una realidad tan cruel y profunda por explorar, este retrato ficticio se termina por diluir en su misma atmósfera surreal.

 

Aun así, el nivel alcanzado por Landes con el desarrollo audiovisual del filme, desafía cualquier género y categorización. Cada aspecto técnico aporta a la experiencia inmersiva que se plasma en pantalla.

 

Uno de los elementos más destacables es el contraste de locaciones, el cual acompaña no solo el estado psicológico de los personajes, sino también la estabilidad de sus relaciones. Al comienzo es un paisaje rocoso y profuso en que los personajes se sienten lejanos y dóciles, hasta culminar en un espacio asfixiante y saturado que los comienza a devorar uno por uno.

 

Cada elemento de la producción es acompañado por una dirección de fotografía que captura de manera inmaculada este mundo fragmentado y por una propuesta musical, compuesta por Mica Levi, artista de música electrónica experimental, la cual se convierte en el sello unificador de la historia y la hace trascender en una experiencia visceral.

 

Monos llega a proponer una visión distinta dentro de la filmografía de sucesos bélicos e históricos en Latinoamérica y abre el espacio para una nueva exploración de estos violentos temas desde la ficción estilizada. Esperemos no sea un caso aislado, sino el inicio de una tradición que busque retratar la realidad bélica de la región desde los ojos y vivencias de sus protagonistas, los hijos olvidados en tierra de nadie.

 

País: Colombia | Argentina | Holanda | Alemania | Suecia | Uruguay | EE.UU. | Suiza | Dinamarca | Francia. Año: 2019. Título original: Monos. Director: Alejandro Landes. Guion: Alejandro Landes, Alexis Dos Santos. Producción: Stela Cine / CounterNarrative Films / Le Pacte. Productores: Alejandro Landes, Cristina Landes, Fernando Epstein, Santiago Zapata. Montaje: Ted Guard, Yorgos Mavropsaridis, Santiago Otheguy. Fotografía: Jasper Wolf. Música: Mica Levi. Diseño de producción: Daniela Schneider. Dirección de arte: Ángela Leyton. Duración: 102 minutos. Intérpretes: Sofía Buenaventura, Julian Giraldo, Karen Quintero, Laura Castrillón, Deiby Rueda, Moisés Arias, Julianne Nicholson. Color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *